Centro Holística Hayden

Escuela de Autoconocimiento personal y espiritual

Master Reiki Usui - Master Reiki Karuna - Master Reiki Egipcio Seichim - Terapeuta Holística - Facilitadora espiritual - Numeróloga Evolutiva Humanista.

A través de estas herramientas te encuentras con tu verdadero Ser...aqui estamos....esperando darte la mano.........

26 de mayo de 2013

EL SIGNIFICADO DE LOS SOLSTICIOS


Richard Heinberg
         
    Los solsticios son acontecimientos de carácter cósmico -terrenal de intrínsico significado, que representan al mismo tiempo, símbolos poderosos de los más profundos procesos de transformación en la psquis humana colectiva.

    En el corazón de los antiguos festivales de los Solsticios, existía un profundo respeto por los ciclos.

     Cada ciclo, un día, un año, una vida, o la vida de una cultura, tiene un principio, un medio y un final;  y casi cada ciclo va seguido de otro.  

      La sabiduría consiste en conocer nuestra posición en cualquier ciclo determinado, y qué clase de acciones (o de abstención de acciones), son las adecuadas para esa fase.


      Lo que es constructivo en un momento dado, puede ser destructivo en otro.
       Fue este tipo de sensibilidad hacia los ciclos del cambio lo que sirvió de base para la antigua filosofía china del I Chin, el Libro de los Cambios.
        Leemos por ejemplo el hexagrama llamado Fu ,(  El Retorno, o el Punto Crucial ):
  
El tiempo de la oscuridad ya ha pasado.
El solsticio de invierno nos trae la victoria de la luz...
Después de un tiempo de desmoronamiento, viene un punto de cambio.
La poderosa luz que se había desvanecido retorna.
  Hay movimiento, pero es producido a la fuerza...
el movimiento es natural, y surge espontáneamente.
Por esta razón, la transformación de lo viejo, resulta fácil...

        La idea del RETORNO se basa en el curso de la naturaleza.
 El movimiento es cíclico, y el curso se completa.  Por eso no es necesario acelerar nada artificialmente.
       Todo viene por sí mismo en su momento adecuado.
       Este es el significado del cielo y de la tierra....

     El solsticio de invierno se ha celebrado siempre en la China como la época de descanso del año...
    En el invierno la energía de la vida...está todavía bajo tierra.
    El movimiento está sólo en su principio; por eso tiene que fortalecerse con el descanso, para no disiparlo si se utilizara prematuramente...
     El retorno de la salud después de la enfermedad, ...el retorno de la concordia después de un alejamiento.
     Todo tiene que tratarse tiernamente y con cuidado al principio, para que el retorno pueda conducir a un florecimiento.
 Mientras algunos ciclos son obvios en el desarrollo humano, en las estaciones, y en los movimientos del Sol y de la Luna, otros son más sutiles.  Además, tendemos a ser conscientes de los ciclos según la atención que les prestemos, y la consonancia que sentimos con ellos.

 Como hemos vistos, las culturas antiguas participaban en los ciclos de las estaciones que daban forma a su vida diaria y a su calendario anual. 
 Nosotros en el mundo industrial moderno, tenemos un conocimiento científico mucho más preciso de los movimientos de los planetas y de los ciclos bioquímicos en la fisiología de la planta, del animal y del hombre.  Y sin embargo nuestro conocimiento es estéril . Observamos la danza de la vida sus rigurosos detalles, pero hemos olvidado cómo movernos a su ritmo.

  Los pueblos antiguos creían que resulta peligroso y estúpido ignorar los ciclos.  Tal vez estamos descubriendo la verdad de esa sabiduría a golpes. 
En gran parte de los asuntos humanos nos hemos convencido de que solo puede existir un crecimiento constante, e interminable.  Nuestra población sólo puede extenderse.  La tecnología tiene que proliferar y hacerse más compleja. 
En cada caso, hemos decidido que la contracción es igual al desastre.  Y sin embargo, una mayor expansión y crecimiento significan el desastre también.
   ¿ Es posible que nuestro dilema sea en parte el resultado de nuestra ignorancia de los ritmos naturales?. 

 RENOVACIÓN MUNDIAL
  
    Incluso en las más diversas culturas, el Solsticio se ha equiparado a la idea de una renovación del mundo, el concepto de que, a intervalos periódicos las cosas en la naturaleza y del hombre llegan a un punto final y de un nuevo principio. 

El Solsticio mismo es este punto, pero es también un símbolo de puntos de cambios todavía más importantes.

 Las comunidades, las culturas y las civilizaciones germinan, florecen y mueren .  Pero esto es un hecho cuyas implicaciones parecemos querer ignorar muchas veces.

Durante siglos, los profetas de la religión nos han estado advirtiendo de que el mundo está a punto de finalizar.  Tenían razón generalmente.
  Muchos mundos han terminado. La Edad Media era un mundo, que terminó y también la China imperial.
La América Precolombina fue un mundo que nuestros arqueólogos están todavía comenzando a apreciar; su final fue registrado por algunas de las personas que contribuyeron a producirlo.  
  Nuevos mundos se han iniciado también. Podríamos citar la aurora de la era industrial, la era colonial, la era electrónica, etc., todo dentro de los últimos cinco siglos.

   Hoy en día estamos viviendo en un mundo que está en proceso de muerte y de renovación.  En nuestro caso, como hemos logrado una especie de civilización global, esta muerte y este nacimiento, están en una escala que es difícil de comprender.

   Sin embargo, desde una perspectiva histórica suficientemente distante, puede ser posible ver esta transformación tempestuosa y gigantesca, como el final de un gran ciclo, tal vez compuesto de muchos ciclos, cuyo principio se remonta a muchos milenios hasta los orígenes de la agricultura, del gobierno centralizado y de la religión organizada.

  Los antiguos en su sabiduría, creían que los principios que funcionaban en el nacimiento y la muerte de las eras del mundo, tienen su analogía en el principio y el final de ciclos mucho más pequeños, como los limitados por la aurora y el crepúsculo, y los Solsticios de verano y de invierno.  

 Nos decían que la alegría y el duelo son aspectos necesarios de la vida.
   Quizás quisiéramos que la juventud durara siempre, pero no es así; y la madurez, incluso la muerte comportan su significado esencial propio.  
  Cuando llega el momento de la desintegración y la muerte, es importante reconocer el hecho, hacer el duelo, y dejarse ir, para dar lugar a un espacio abierto en el que dar la bienvenida a una nueva vida.

   Nuestra civilización ha avanzado mucho en algunas direcciones. 
  Como un viejo y honorable general, tenemos muchas victorias que contar: hemos conseguido un control extraordinario sobre la naturaleza;  hemos creado una temible fuerza militar;  hemos desarrollado una economía de mercado abstracta y flexible que es capaz de producir y transferir riquezas en cantidades y velocidades que superan la imaginación. 

  Pero hay un límite natural a las conquistas ulteriores en estas líneas.  El mundo en el que tenían sentido estas  hazañas está llegando a su fin.  Si somos sabios, lo reconoceremos y haremos un duelo, dejando espacio para algo nuevo.

   Mucha gente se toman en broma el término Nueva Era, porque aparentemente, creen que la época actual de alguna manera continuará indefinidamente.

   El motivo por el cual unas personas que han crecido entre los furibundos y acelerados cambios políticos, económicos, sociales, y tecnológicos del siglo veinte, puedan tener esta opinión, es un tema de discusión posiblemente dentro de un contexto exploratorio del fenómeno psicológico de la negación.
  La existencia de una Nueva Era es algo fuera de toda duda, sólo su carácter es cuestionable.  

 Como sabían bien los antiguos, la salud de un ciclo que nace, está extraordinariamente condicionado por la manera en que termina el ciclo anterior; depende de que haya sido de una forma suave o violenta,  con compasión o animosidad,  con valentía o con miedo.

DEJARSE IR DEL PASADO: DAR LA BIENVENIDA A LO NUEVO.
  
    El deseo y la necesidad teóricos, de dejarse ir del pasado y de dar la bienvenida a lo nuevo, es algo tan obvio que necesita pocos comentarios.
   Todos sabemos que el mundo está cambiando constantemente y que tenemos que adaptarnos si queremos sobrevivir.

   También sabemos que el cambio, en forma de nacimiento, muerte, formación y disolución de relaciones aprendizaje, envejecimiento etc., es inevitable en nuestra vida personal, y que, en la mayoría de los casos, resistirse a este cambio es algo inútil y estúpido. 

   En sus festivales y ritos de transición, los pueblos antiguos se despedían ritualmente de las personas, de las relaciones y de las experiencias que se terminaban, y se abrían a recibir cualquier cosa que la vida pudiera depararles a partir de entonces.

   En su mayoría hemos perdido estos rituales, con la pequeña excepción del Día de Año Nuevo y sus resoluciones a medias, la graduación de la escuela, y la boda.

   Podría entonces, parecer paradójico, a primera vista, que fueran los antiguos, con sus constantes ritos de cambio, los que vivieron en sociedades estables con un ritmo ordenado y natural; mientras que nosotros, con tan pocos ritos, vivimos en un torbellino de metamorfosis social, económica y tecnológica.

    Muchas veces el cambio nos abruma.  Por ejemplo , tendemos a aceptar, sin pensarlo, la introducción de tecnologías, relativamente pocos probas, que alteran el tejido mismo de nuestra vida, desde la televisión, a los ordenadores, y a la ingeniería nuclear o biológica. 

   Teóricamente, tendríamos que poder retrasar o controlar estas innovaciones tecnológicas de tan gran alcance, someterlas a escrutinio y ponernos de acuerdo en si seguir adelante con ellas, esperar hasta comprender mejor sus efectos secundarios o desecharlas totalmente.  Sin embargo,ejercemos muy pocas veces este control teóricamente posible.

   Consideramos la innovación tecnológica casi como una fuerza de la naturaleza; sus implicaciones para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos son apenas un tema de discusión.  Nos es aparentemente imposible " decir no" cuando se trata de la tecnología.

   Tal vez nuestra relación cultural fundamental con el cambio en sí se haya vuelto disfuncional.  Tenemos pocos medios sociales para expresar el dolor, ya sea por una pérdida personal o por nuestras pérdidas colectivas, - la pérdida de una tierras, de unos estilos de vida y de unas tradiciones que están desapareciendo totalmente con la avalancha de transformación tecnológica y económica del planeta.

  E igual que parecemos incapaces de dar por concluido el pasado, parecemos ser igualmente incapaces de formular ninguna visión coherente del futuro, y solemos carecer, tanto de la valentía como de la imaginación, para iniciar unos cambios que, obviamente, son necesarios en nuestra vida personal y en nuestras instituciones, cambios que ayudarían a erradicar el racismo, la violencia, el daño a la naturaleza y la extrema desigualdad económica.

   Sería simplista por mi parte sugerir que los problemas del mundo quedarían resueltos si celebramos los solsticios todos juntos. 
  Pero tal vez podríamos empezar a reenfocar nuestra actitud hacia el cambio en estas ocasiones, conservándolas como oportunidades para dejarnos ir ritualmente de unas ideas y estilos de vida que están claramente poniendo en peligro las generaciones futuras, y comprometiéndonos con una acción personal y social tan desesperadamente necesaria.

LOS SOLSTICIOS DE LA HISTORIA
  
       Nuestra actual situación global, se corresponde de alguna manera, análogamente, con los Solsticios de verano y de invierno. 
      Igual que en la mitad del verano, cuando la duración de la luz diurna alcanza su punto máximo, nuestra dominación tecnológica de la naturaleza y el mismo número de la población humana global, se hallan cerca de su cénit. 
      Las tendencias actuales no pueden continuar mucho más,  más de, ( digamos, unas cuántas décadas ). 

       Tanto la densidad de la población como el ritmo de desgaste de los recursos, disminuirán en el siglo próximo, ya sea con un plan deliberado o como resultado del hambre y del deterioro del medio ambiente.

         Entre tanto, igual que en la mitad del invierno, cuando el Sol se halla bajo, en el cielo, las energías vitales innatas del planeta han entrado dentro de la tierra ( figurativamente, si no literalmente ); y la luz espiritual de las culturas indígenas del mundo es tenue y está próxima al horizonte de la extinción.

        Históricamente, es en conjunciones como éstas, cuando las culturas experimentan una transformación fundamental. 

         Es posible, por ejemplo, encontrar numerosas analogías  entre nuestra civilización y la de Roma en la época de su caída.

          Igual que nosotros,  los romanos se enfrentaban con crisis de sobrepoblación y de desgaste de la riqueza; como nosotros se veían sometidos a una burocracia gubernamental irresponsable.  

     La población de la ciudad llegó a alcanzar  un millón; como cifra máxima, un nivel que solo podía sostenerse con una colonización extensiva con la esclavitud , la agricultura intensiva, con proyectos de obras´públicas y un programa de bienestar.  

       Virtualmente todo el mundo conocido era saqueado sistemáticamente para poder mantener el poder y la comodidad de los ciudadanos romanos ricos.  Pero el proceso no podía continuar indefinidamente.  

      El sistema agrícola de Italia experimentó una caída progresiva, el sistema militar empezó a consumir más riquezas de las que podía producir mediante nuevas conquistas, y la burocracia de Roma fue creciendo en proporciones desmesuradas.  Durante los cuatrocientos años posteriores a la caída de la ciudad, su población descendió hasta llegar solamente a unos treinta mil habitantes.

      Mientras la caída del Imperio Romano producía un caos general y daba lugar a las llamadas Épocas Oscuras, los pueblos de toda Europa, del norte de África y del Próximo Oriente, se liberaban del yugo del imperialismo; en consecuencia recuperaron un modo de vida descentralizado, y en muchos casos más productivo y estable. 

       Durante siglos posteriores, las ciudades medievales estuvieron gobernadas de un modo relativamente democrático por cofradías de artesanos, y sirvieron como baluarte contra las luchas por el poder centralista de la iglesia y de la nobleza.

        Es del todo probable que algo similar ocurra globalmente en las próximas décadas o siglos, aunque naturalmente, la enorme diferencia en escala entre el Imperio Romano y los imperios industriales de la actualidad, deformen la analogía en muchos aspectos.   Sí así fuera, es posible que la humanidad pueda recuperar parte de su anterior sentido del carácter sagrado de la naturaleza, y que las culturas humanas puedan reconquistar parte de su variedad, fuerza y confianza en sí mismas.  Pero también es posible, que el mundo pueda simplemente desembocar en el caos.

  Por eso es tan importante plantar las semillas de una cultura sostenible ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada